MANEJO DE CADÁVERES EN LA PANDEMIA COVID-19

 

Acosta Cristian, Buono Mónica, Daglio Fernanda, Iliovich Ana, Larocca Cecilia, Perroni Adriana.

Si tenés nueva información enviarla a info@urgencias.org

 

  • No existe, a la fecha, evidencia sólida del riesgo de infección a través de cadáveres de personas fallecidas por COVID-19. Sin embargo, todas las guías existentes sobre el tema se basan en el principio de precaución determinando de esta forma y en sincronía con lo establecido para otros virus respiratorios que los cadáveres pueden implicar un riesgo de infección para todas aquellas personas que estén contacto con ellos.
  • Ante la sospecha por infección COVID-19, se deben aplicar todos los lineamientos como si se tratara de un diagnóstico confirmado.
  • Todo personal que vaya a manipular el cuerpo (colocación en bolsa) deberá utilizar Equipo de Protección Personal (EPP) constituido por: barbijo quirúrgico o N95, máscara facial, camisolín hidrorepelente, botas, guantes y cofia). El personal que transporte el cuerpo deberá usar camisolín descartable, botas, guantes.
  • En el área de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el manejo del cadáver se encuentra en la categoría II según lo establece el protocolo de tratamiento de cadáveres de dicha jurisdicción (ver cuadro).
  • La preparación del cadáver debe realizarse en el área de fallecimiento del paciente.
  • El personal debe cubrir todos los orificios naturales del cadáver con algodones o gasas impregnadas en solución desinfectante de uso hospitalario o una solución de hipoclorito de sodio que contenga 5000 ppm (partes por millón) de cloro activo (dilución 1:10 de agua lavandina con concentración 40-50 gr/litro preparada recientemente)
  • Se debe usar bolsa para óbitos estanca apta para infecto contagiosos, impermeable a los fluidos.
  • El traslado a la morgue se realizará lo antes posible.
  • Se podrá autorizar a un familiar directo o representante legal el acceso a la sala de aislamiento en el ámbito hospitalario, siempre que las dimensiones permitan guardar la distancia recomendada y se cuente con los elementos de protección recomendados (camisolín descartable, guantes, botas y barbijo quirúrgico). Se prohíbe el contacto físico.
  • Se debe prever la ruta de circulación interna del cadáver desde el sector de aislamiento a la morgue hospitalaria para disminuir el contacto con el personal. Debe ser el camino más corto.
  • Para realizar el transporte seguro, desinfectar la bolsa óbito y la camilla de traslado, siendo pulverizados con desinfectante de uso hospitalario o con hipoclorito de sodio.
  • La bolsa deberá contener una etiqueta que identificará el virus contraído COVID-19.
  • El personal que se encarga del manejo del cuerpo debe hacerse cargo de los elementos personales del fallecido, los cuales deben ser limpiados con solución desinfectante y colocados en una bolsa sellada, rotulada e identificada.
  • Una vez entregado el cuerpo se deberá limpiar el área correspondiente con solución desinfectante destinada a tal fín con el EPP correspondiente.
  • Se deberá confeccionar el certificado médico de defunción conforme normativa vigente aclarando en el sector “Observaciones” POSITIVO PARA COVID-19 o PENDIENTE RESULTADO COVID-19 (en caso de resultado pendiente al momento del óbito).
  • No se recomienda realizar autopsia a cadáveres con causa de muerte probable o confirmado por COVID-19.

 

  1. Directrices en infecciones respiratorias en contexto de pandemia OMS
  2. Guía manejo de cadáveres Centro de protección de la Salud Hong Kong
  3. Ministerio de Salud nación Certificacion medica causa muerte casos covid19
  4. Manejo_cadaveres_COVID-19 Sociedad Española de Anatomía Patológica