Las radiografías de tórax pueden ser normales en la enfermedad temprana o leve. En un estudio retrospectivo de 64 pacientes en Hong Kong con COVID-19 documentado, el 20 % no tuvieron anormalidades en la radiografía de tórax en cualquier momento de la enfermedad [1]. Los hallazgos anormales más comunes de la radiografía fueron opacidades de consolidación y vidrio esmerilado con distribución bilateral, distribuciones periféricas y de la zona pulmonar inferior. La afectación pulmonar aumentó en el transcurso de la enfermedad, con un pico de gravedad a los 10 a 12 días después del inicio de los síntomas.
Aunque la TC de tórax puede ser más sensible que la radiografía de tórax y algunos hallazgos de TC de tórax pueden ser característico de COVID-19, ningún hallazgo puede descartar por completo o descartar la posibilidad de COVID-19. En los Estados Unidos, el Colegio Americano de Radiología (ACR) recomienda no utilizar TC de tórax para la detección o el diagnóstico de COVID-19 y recomienda reservarlo para pacientes hospitalizados cuando sea necesario para el manejo [2]. Si se realiza una TC, la Sociedad de Radiología de América del Norte ha categorizado las características como típicas, indeterminadas o atípicas para COVID-19, y ha sugerido el lenguaje correspondiente para el informe de interpretación [3].
La TC de tórax en pacientes con COVID-19 demuestra con mayor frecuencia opacificación de vidrio con o sin anormalidades consolidantes, consistente con neumonía viral [4,5]. Las series de casos han sugerido que las anormalidades de la TC de tórax tienen más probabilidades de ser bilaterales, tienen una distribución periférica e involucran los lóbulos inferiores. Los hallazgos menos comunes incluyen engrosamiento pleural, derrame pleural y linfadenopatía.

La TC de tórax puede ser útil para hacer el diagnóstico, pero ningún hallazgo puede descartar o confirmar por completo infección por COVID-19. En un estudio de 1014 pacientes en Wuhan que se sometieron a ambas pruebas, reacción en cadena de la polimerasa de transcripción (RT-PCR) y TC de tórax, para la evaluación de COVID-19, una TC de tórax «positiva» para COVID-19 (según lo determinado por un consenso de dos radiólogos) tuvo una sensibilidad del 97%, utilizando las pruebas de PCR como referencia; sin embargo, la especificidad fue solo del 25% [71]. La baja especificidad puede estar relacionada con otras etiologías que causan hallazgos similares en la TC. En otro estudio que compara TC de tórax de 219 pacientes con COVID-19 en China y 205 pacientes con otras causas de neumonía viral en los Estados Unidos, los casos de COVID-19 tenían más probabilidades de tener una distribución periférica (80 versus 57 %), opacidades en vidrio esmerilado (91 versus 68 %), opacidades reticulares finas (56 versus 22 %), engrosamiento vascular (59 versus 22 %) y el signo de halo inverso (11 versus 1 %), pero es menos probable que tenga un signo central y distribución periférica (14 versus 35 %), broncograma aéreo (14 versus 23 %), engrosamiento pleural (15 versus 33 %), derrame pleural (4 versus 39 %) y linfadenopatía (2.7 versus 10 %) [7]. El grupo de radiólogos en ese estudio pudo distinguir COVID-19 con alta especificidad pero sensibilidad moderada.
En un informe de 21 pacientes con COVID-1,9 confirmado por laboratorio, que no desarrollaron graves dificultades respiratorias, las anomalías pulmonares en las imágenes de tórax fueron más graves aproximadamente 10 días después del inicio de los síntomas [8]. Sin
embargo, también se han identificado anormalidades en la TC de tórax en pacientes antes del desarrollo de síntomas e incluso antes de la detección de ARN viral de las muestras respiratorias de vías superiores [9,10].
Entre los pacientes que mejoran clínicamente, la resolución de las anomalías radiográficas puede retrasarse aunque mejore en fiebre e hipoxia [11].

 

1. Wong HYF, Lam HYS, Fong AH, et al. Frequency and Distribution of Chest Radiographic Findings in COVID-19 Positive Patients. Radiology 2019; :201160.
2. ACR Recommendations for the use of Chest Radiography and Computed Tomography (CT) for Suspected COVID-19 Infection https://www.acr.org/Advocacy-and-Economics/ACR-Position
Statements/Recommendations-for-Chest-Radiography-and-CT-for-Suspected-COVID19-Infection (Accessed on April 01, 2020).
3. Simpson S, Kay F, Abbara S, et al. Radiological Society of North America Expert Consensus Statement on Reporting Chest CT Findings Related to COVID-19. Endorsed by the Society of Thoracic Radiology, the American College of Radiology, and RSNA. Radiolology: Cardiothoracic imaging 2020.
4. Shi H, Han X, Jiang N, et al. Radiological findings from 81 patients with COVID-19 pneumonia in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet Infect Dis 2020; 20:425.
5. Zhao W, Zhong Z, Xie X, et al. Relation Between Chest CT Findings and Clinical Conditions of Coronavirus Disease (COVID-19) Pneumonia: A Multicenter Study. AJR Am J Roentgenol 2020; :1.
6. https://www.michigan.gov/coronavirus/0,9753,7-406-98163_98173—,00.html (Accessed on April 09, 2020).72.https://www.dph.illinois.gov/covid19/covid19-statistics (Accessed on April 09, 2020).
7. Bai HX, Hsieh B, Xiong Z, et al. Performance of radiologists in differentiating COVID-19 from viral pneumonia on chest CT. Radiology 2020; :200823.
8. Pan F, Ye T, Sun P, et al. Time Course of Lung Changes On Chest CT During Recovery From 2019 Novel Coronavirus (COVID-19) Pneumonia. Radiology 2020; :200370.
9. Shi H, Han X, Jiang N, et al. Radiological findings from 81 patients with COVID-19 pneumonia in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet Infect Dis 2020; 20:425.
10. Xie X, Zhong Z, Zhao W, et al. Chest CT for Typical 2019-nCoV Pneumonia: Relationship to Negative RT-PCR Testing. Radiology 2020; :200343.
11. Han X, Cao Y, Jiang N, et al. Novel Coronavirus Pneumonia (COVID-19) Progression Course in 17 Discharged Patients: Comparison of Clinical and Thin-Section CT Features During Recovery. Clin Infect Dis 2020.