El objetivo de la valoración en los pacientes con sospecha o confirmación de COVID-19 es evaluar las características asociadas con una enfermedad grave e identificar la disfunción orgánica u otras comorbilidades que podrían complicar la terapia potencial.

Aunque se verifican una serie de pruebas de laboratorio, el valor pronóstico de muchas de ellas sigue siendo incierto.
Verificamos diariamente los siguientes estudios de laboratorio:
 Analítica sanguínea completa con diferencial, con un enfoque en la tendencia total de linfocitos
 Panel metabólico completo
 Creatina quinasa (CK)
 Proteína C reactiva (PCR)
 Ferritina

Verificamos los siguientes estudios cada dos días (o diariamente si están elevados o en la unidad de cuidados intensivos):
 Tiempo de protrombina (PT) / tiempo de protrombina parcial (PTT) / fibrinógeno
 Dimero-D
Verificamos los siguientes estudios al inicio y los repetimos si son anormales o con clínica empeoramiento:
 Lactato deshidrogenasa, repetimos diariamente si está elevada
 Troponina, repetimos cada dos o tres días si está elevada
 ECG con al menos una repetición después de cualquier prolongación de QTc

También verificamos las serologías del virus de la hepatitis B, el anticuerpo del virus de la hepatitis C y el antígeno / anticuerpo del VIH (si no se han realizado previamente). La hepatitis viral crónica podría dificultar la interpretación de elevaciones de transaminasas y exacerbar la hepatotoxicidad de ciertas terapias; la infección subyacente por VIH puede cambiar la evaluación del riesgo de deterioro y garantizaría el inicio de la terapia antirretroviral. Comprobamos que hay una radiografía de tórax portátil en todos los pacientes hospitalizados con COVID-19. Esto es suficiente para la evaluación inicial y el grado de afectación pulmonar tras las complicaciones.
Aunque la tomografía computarizada (TC) de tórax se utilizó con frecuencia en China para la evaluación de pacientes con COVID-19, reservamos TC de tórax para circunstancias que pueden cambiar clínicamente el manejo, en parte para minimizar los problemas de control de infecciones relacionados con el transporte. Esto es consistente con recomendaciones del Colegio Americano de Radiología [1]. Aunque cierto que los hallazgos característicos de la TC de tórax pueden verse en COVID-19, no pueden distinguir de manera confiable COVID-19 de otras causas de neumonía viral.
No se realizan habitualmente ecocardiogramas en pacientes con COVID-19; quedaría justificado cuando el paciente tenga niveles crecientes de troponina con hemodinámica compromiso u otros hallazgos cardiovasculares sugestivos de miocardiopatía. COVID-19.

La infección bacteriana secundaria no ha sido una característica frecuente de COVID-19; si esto es sospechoso (por ejemplo, basado en imágenes de tórax o deterioro repentino), realizamos hemocultivo de sangre y esputo con Tinción de Gram.
La procalcitonina se puede verificar para evaluar el riesgo de infección bacteriana secundaria, sin embargo, dado que se han reportado niveles elevados de procalcitonina a medida que avanza COVID-19, pueden ser menos específicos, más adelante, para determinar infección bacteriana en la enfermedad curso [2 al 5].
Como se indicó anteriormente, el valor pronóstico de los resultados de algunas de las pruebas que se utilizan para evaluar a los pacientes con COVID-19 es incierto, y el uso óptimo de estos marcadores sigue siendo desconocido. Como ejemplo: Aunque algunos médicos valoran la utilidad potencial de los niveles de troponina para informar del riesgo de enfermedad grave COVID-19, y proporcionar una línea de base para la comparación en pacientes que desarrollan manifestaciones de lesión miocárdica [6], otros reservan los niveles de de troponina para pacientes que tienen sospecha clínica específica de síndrome coronario agudo [7]. Una preocupación es que los resultados podrían conducir al uso innecesario de recursos médicos (por ejemplo, troponinas en serie, electrocardiogramas y consultas de cardiología para troponina elevada). Si se comprueba la troponina en un paciente con COVID-19, los médicos deben tener en cuenta que un nivel elevado no necesariamente indica síndrome coronario aguda. Esto se discute en detalle en otra parte.

 

1. ACR Recommendations for the use of Chest Radiography and Computed Tomography (CT) for Suspected COVID-19 Infection https://www.acr.org/Advocacy-and-Economics/ACR-Position-Statements/Recommendations-for-Chest-Radiography-and-CT-for-Suspected-COVID19-Infection (Accessed on April 01, 2020).
2. Wang D, Hu B, Hu C, et al. Clinical Characteristics of 138 Hospitalized Patients With 2019Novel Coronavirus-Infected Pneumonia in Wuhan, China. JAMA 2020.
3. Guan WJ, Ni ZY, Hu Y, et al. Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China.N Engl J Med 2020.
CORONAVIRUS DISEASE [COVID-19] REVISIÓN Nº4 DE 22-04-2020 Pag 105 de 115
4. Wu C, Chen X, Cai Y, et al. Risk Factors Associated With Acute Respiratory Distress Syndrome and Death in Patients With Coronavirus Disease 2019 Pneumonia in Wuhan,China. JAMA Intern Med 2020.
5. Zhou F, Yu T, Du R, et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study. Lancet 2020; 395:1054.
6. Chapman AR, Bularga A, Mills NL. High-Sensitivity Cardiac Troponin Can Be An Ally in the Fight Against COVID-19. Circulation 2020.
7. https://www.acc.org/latest-in cardiology/articles/2020/03/18/15/25/troponin-and-bnp-use-incovid19 (Accessed on April 16, 2020).